Qué puede una canción?

Escrito por Gonzalo Aloras el Jul 25 2012 | Uncategorized

Qué puede una canción?

Territorios sonoros y contrapuntos cósmicos

Una canción se conserva. Se ha hecho independiente de su modelo.
Del mismo modo que también es independiente del espectador o del oyente que no hace más que sentirla a posteriori, si posee la fuerza para ello.

Y el creador?

La cosa es independiente del creador por la autoposición de lo creado que se conserva en sí. Un bloque de sensaciones, un compuesto de perceptos y afectos.

Los acordes son afectos

Que el artista consiga que se sostenga por sí mismo es lo más difícil.

Se escribe con sensaciones
Se componen sensaciones

Solo se cambia de un material a otro (de la guitarra al piano) en tanto el compuesto de sensaciones lo exija.

EL ARTISTA SIEMPRE añade VARIEDADES NUEVAS AL MUNDO.
LOS SERES DE SENSACION SON VARIEDADES

La victoria de una revolución es inmanente y consiste en los nuevos lazos que instaura entre los hombres, aún cuando estos no duren más que su materia en fusión y muy pronto den paso a la división, a la traición. (DG/QELF)

—————————————————————-

Lo que me impresiona es ese dominio que sería común y que sin embargo sería tratado de dos maneras por la canción popular y la música. Sobre esto creo que Félix y yo hemos hecho un buen trabajo, dice Deleuze. Si me preguntaran qué concepto filosófico he producido, ya que hablo de hacer conceptos, diría que al menos hemos producido un concepto filosófico muy importante: el de ritornelo. Y para mí, el ritornelo es ese punto en común. Porque el ritornelo es una tonada: tra la la. Cuando digo tra la la, ahí hago filosofía. Cuándo canto? Cuando estoy en casa. Cuando intento volver a casa. Cuando me voy de casa. Un problema de territorio. De entrar y salir del territorio. El lied de Schumann: el territorio que no tengo, el que quiero, el que he perdido. Creo que el afecto es eso al fin y al cabo. Cuando decía que la música es la historia de los devenires y de las potencias de devenir, se trataba de algo así.

————————————————————-

COMPOSITOR (componer, consolidar)

Tanto en música llamada seria como en la música popular, hay una pregunta que el compositor se hace indirectamente cada vez que se aventura en la loca y ardua tarea de realizar una obra. Indirectamente, porque lo hace ya a través de sus materiales musicales. Y no se pregunta sobre el por qué de su tarea. Esto, en el peor de los casos, ni si quiera puede ser planteado, ya que no existe para el verdadero artista una separación entre la vida y el crear. No es el arte una representación de la vida (y mucho menos de su propia vida) sino en todo caso, la vida misma es para el artista el sentido de su obrar, de su voluntad de poder. La pregunta debiera formularse en otra dirección:

Cómo puede uno afectar y ser afectado por tal o cual melodía? Qué conexiones cerebrales impensadas puede generar? Qué tipo de bodas inspira? Qué enemigo logra disuadir? Qué tristezas despejar? Qué nuevo tipo de sensibilidades despierta o necesita necesariamente para poder despertar, desplegar su alas y volar? Con qué tipo de fuerzas nos conecta? Qué tipo de amores florece? Qué suerte de creencias infunde? Qué peligros?

HABLAR DE LA MUSICA

Hablar de la música es lo más difícil. Porque la música es mejor amiga del silencio que de los discursos, las charlas, las explicaciones, incluso de los conceptos. A lo sumo damos con conceptos musicales, nos debatimos con la musicalidad de las palabras, las ideas, los gestos, los colores. Pero hablar de música es un verdadero desafío, incluso siendo músico. Porque el músico cuando habla, se transforma irremediablemente en otra cosa, en pensador quizá. Se piensa con música, existe un pensamiento musical. Pero hablar o escribir sobre la música es casi una tarea imposible. Por eso el encuentro con el concepto de ritornelo y el concepto de percepto y afecto propuesto y retomado por Deleuze y Guattari, nos anima a hablar en ese borde entre lo que hacemos y sabemos musicalmente y lo que decimos y desconocemos filosóficamente.

QUE ES UNA CANCION? Una canción es un cristal de espacio-tiempo, un complejo de afectos (sensaciones autónomas, que afectan a aquellos que son atravesados por ellas) sostenido y soportado por materias muy diversas y heterogéneas. El sonido, las escalas, los acordes, las frecuencias, los materiales pulsados (madera, metal, cuerda) los silencios, las palabras, la poesía, el ritmo expresado, las duraciones mismas de cada uno de estos componentes como personajes independientes, la duración total de la pieza, las imágenes sensoriales que hacen eco en nuestra memoria reflejando cada segundo transcurrido en ese cristal. Las lágrimas que se nos caen en tal pasaje, el escalofrío que hace temblar la noche sonora bajo un techo de notas cósmicas. Las jóvenes multitudes amuchadas produciendo movimiento y calor al compás de un coro repetido. Eso también es una canción. Eso también puede una canción.

LA CANCION PRODUCE TIEMPO

Un grupo de personas escuchando música forman un efecto territorial de cuerpos que se acopla al propio territorio mismo de la canción, abriéndose y nutriéndose uno en otro. Ese cristal se hace en la medida que se despliega el tiempo. El tiempo no preexiste. Hay que poner play, hay que cantar, hay que pulsar para dar vida a un nuevo ritornelo y experimentar por primera vez esa sensación que sin embargo yace dormida, virtual, mientras nadie se anime a despertarla (desplegarla)

UNA CANCION HECHA DE AFECTOS

Por afectos entiendo las afecciones del cuerpo, por las cuales aumenta o disminuye, es favorecida o perjudicada, la potencia de obrar de ese mismo cuerpo, y entiendo al mismo tiempo las ideas de esas afecciones. (Spinoza. Etica. Pagina 172. Alianza)

Una canción está hecha de acordes y melodías. Y cada es acorde es un afecto. Y el afecto es independiente de su autor y de su oyente. Los abraza a ambos confundiéndolos y transformándolos a la vez. Por eso nada se nos ahorra ante la experiencia de un mal afecto. Tiene de por sí todo afecto el poder de arrastrarnos y transformarnos.

“Cuando durante el sueño tengo miedo de los ladrones, los ladrones son imaginarios, pero el miedo es bien real” señalaba Freud en La interpretación de los sueños. El afecto se pega tanto a la subjetividad de su enunciador como de quien es el destinatario y al hacer esto descalifica la dicotomía locutor-auditor

EL afecto es asimilable a la duración bergsoniana. El afecto no tiene que ver con categorías extensionales, susceptibles de numerarse, sino con categorías intensivas e intencionales, que corresponden a un auto-posicionamiento existencial. Desde el momento en que se cuantifica un afecto, se pierden enseguida sus dimensiones cualitativas y su potencia de singularización, de heterogenesis, dicho en otros términos, las composiciones acontecimientales, las hecceidades que promueve. Es lo que le sucedió a Freud cuando quiso hacer del afecto la expresión cualitativa de la cantidad de energía pulsional (la libido) y de sus variaciones. (FELIX GUATTARI C.E.)

De todo artista habría que decir: el artista es presentador de afectos, creador de afectos. no solo los crea en su obra, nos los da y nos hace devenir con ellos, nos toma en el compuesto.(dg-qelf)

ENTRE LAS FUERZAS DEL CAOS Y DE LA TIERRA

Antes del primer tema del concierto, esa masa de gente corre el riesgo de desintegrarse, de dispersarse o bien de entrar en un agujero negro que la haga implosionar y volverse contra sí misma; guerra civil potencial, las fuerzas del caos en acción. Pero justo a tiempo: se apagan las luces del recinto que es un código de comienzo de espectáculo. Suena la primer canción. El efecto territorio vuelve a dar consistencia a la multitud, la consolida, la une y capta todas esas fuerzas de almas heterogéneas y las abre a las fuerzas de la noche y las estrellas que también entran en relación con ese territorio y esa consolidación, haciendo de ese agenciamiento, un asunto cósmico. La potencia de la música. AHORA BIEN!

El músico puede olvidarse, el sonido puede cortarse, el baterista puede perderse y entonces las fuerzas del caos vuelven a abrir la puerta de la casa, sin pedir permiso y la multitud corre nuevamente el riesgo de abismarse en un profundo agujero negro que los arrastre a la angustia de estar fuera y lejos de sus casas, en un lugar desconocido, a merced del azar.

LAS FUERZAS COSMICAS

La lluvia , esa haecceidad tan temida en los conciertos al aire libre, puede o bien abrir un caos y desestabilizar la canción y el concierto o bien agenciar, conectar, con la lluvia y utilizar esa fuerza cósmica a su favor (concierto sub-acuático Charly García) llueve! Los dioses lloran haciendo contrapunto con esta melodía de pueblo y de rock. No importa la escala en la que esto pueda darse. Un pub con 20 personas bajo techo, puede agenciar y vivenciar junto a una canción las mismas luchas de fuerzas terrestres, caóticas y cósmicas. Es el ritornelo. Un territorio hecho de materias expresivas ritmadas, de ritmos entre medios que han devenido expresivos. Que pueden redistribuir funciones pero que son primeramente expresivos y por ello territorializantes.

TODA UNA POLITICA DE LA CANCION

Más allá de las canciones políticas, de protesta (manifiestas en los textos) existe una política de las decisiones musicales, una política técnicamente musical.. Cómo acentuar una frase musical, cómo modularla, qué repartición hacer de la polifonía, elegir una palabra por su significado o por su sonido, elegir un instrumento por su connotación histórica o por su tono, prevalecer la voz cantante por encima del resto de los instrumentos o invertir esa pauta, hablar de mí o de nosotros? En los textos, las letras, hablar de mí para cerrar el círculo o para intentar abrirlo en algún momento dado. Cómo microfonear un instrumento (cómo capturar las fuerzas perceptibles, audibles) cómo captar su expresión, desde qué ángulo, qué frecuencias elegir y destacar del mismo. Hasta dónde dejar convivir las fallas, los lapsus, los errores, en tal o cual composición. Son decisiones políticas y estéticas a la vez.

CANCIONES DE IZQUIERDA

La música de izquierda se caracteriza por abrir en lugar de cerrar, de plantear dudas o preguntas en lugar de certezas o juicios; las sensaciones son preguntas. Las canciones de izquierda le cantan al más lejano incluso y sobre todo cuando le hablan a la pareja. Es la pareja más lejana, más extranjera, más desconocida de la que hablan las canciones de izquierda. No cuentan el pequeño secreto privado mejor guardado. Abrir es eso. El umbral político es claro en las sensaciones. Lo que explica que las grandes mayorías disfruten de la mala música como si fuese la mejor, como si los liberase de algo y los acercara a la felicidad. El poder, los poderes establecidos, que dominan, que controlan, tienen siempre necesidad de un tipo de música para mover a las masas. No se mueve un pueblo con colores. Es el sonido el que todo lo atraviesa, reiteramos, tanto para bien como para mal. Técnicamente, una canción de izquierda ofrece giros inesperados, melódicos, líricos o armónicos. Que escapan a todo cliché y a todo lo ya hecho anteriormente. Las canciones de izquierda también pueden ser malas e inconsistentes. Porque la consistencia es el problema mayor de la composición.

CANCIONES DE DERECHA

Existe un cancionero de derecha. Es generalmente con el que se bombardea desde las radios y la TV, bajo control de algún multimedio. Es el que le sirve a los poderes establecidos para cercar una sensibilidad mínima, que permita la tramposa idea de libertad y expresión en la gente, pero a base de ritornelos limitados, codificados, clasificados y redundantes. Lo propio de un ritornelo de derecha es estar codificado (género, target, etc) y de soportar un mínimo de desterritorialización que asegure la ventilación interna del producto (así se le llamaría en la jerga comercial) Ese mínimo de desterritorialización será a su vez reterritorializado posteriormente, en un nuevo código que servirá de base para la imposición de un nuevo producto. Hablo aquí del bombardeo mediático de canciones mediocres o malas, que son aprehendidas por las masas, repetidas por ellas, puestas en circulación, imponiéndose a su vez como ritornelos sociales. Es curioso como la música no elimina los malos ritornelos. La publicidad trabaja usualmente con este tipo de canciones que apuntan desde su concepción al billete y no al cerebro.

J. Lennon, M. Jackson son algunos autores populares que han podido conjugar un alto grado de codificación y masividad, manteniendo un alto nivel de desterritorialización en sus músicas (estilo) Claro en ambos casos fueron de una u otra manera asesinados por ello. La desterritorizalización es parte de todo ritornelo. No existe canción sin un mínimo umbral de fuga.

EL PODER NECESITA CANCIONES

EL SONIDO NOS INVADE, nos empuja, nos NOS ARRASTRA, NOS ATRAVIESA. NOS DA DESEOS DE MORIR. Extasis o Hipnosis.

El poder necesita contagiar tristeza para poder dominar. Que reinen las pasiones tristes en el hombre para poder esclavizar. Esa es su base. Las canciones de derecha son canciones que infunden tristeza o una alegría triste, porque están hecha en base a una tristeza de fondo. Una concepción triste de la vida, del amor, de la libertad sobre la cual se sostienen estas “alegres” canciones. Hay canciones tristes (en el tango, la bosanova por ejemplo) que dan alegría porque se trata de un lamento vital y no de bajas pasiones (llamadas también golpes bajos). Los acordes mayores y los acordes menores, las escalas mayores y menores podrían estar primeramente asociadas a la idea de afectos alegres y tristes pero el trabajo del buen músico es romper esos anclajes, es lograr entreabrir esas ventanas cerradas, es darle un verdadero vuelo a esas herramientas tonales (y sin necesidad obligada de abandonar la tonalidad; en el cromatismo por ejemplo) A pesar de su volatilidad y de su aparente ambigüedad existe una lógica de la sensación musical. Es el agenciamiento musical, la máquina abstracta que pone en marcha el compositor, el intérprete a la hora de hacer un TEMA. Son decisiones. La canción va creando tiempo en la medida que se desarrolla. Es crónica. Todo afecto es crónico e intensivo a la vez. Una canción es un viaje de intensidades que se da en un espacio-tiempo, pero para ir más allá de ellos.

EL ARTE DE ESCUCHAR UNA CANCION

Hoy mientras volvía a escuchar una música que había grabado hace algunos años, sucedieron azarosamente algunos contrapuntos urbanísticos: una frenada de colectivo un sonido que agregaba una extraña modulación armónica al estribillo del tema…La naturaleza como música: motivos y contrapuntos.
Existe también el arte de percibir.. Ser una artista de la percepción. Son necesarios estos artistas (antes también llamados críticos, hoy una raza casi extinta) para que el mundo de la música tenga siempre otro lugar. Hay que estar a la altura de lo que suena. Hay que poder percibir. Muchas veces las grandes innovaciones no encuentran oídos. Por eso es tanto más importante el eco que el éxito para un verdadero artista. El eco asegura un feedback. Algo pasa más allá de lo que hago y me vuelve. Un músico de izquierda busca ecos. Un músico de derecha busca éxito.

Es posible pensar en una música asesina?
Sí, en la medida que es posible también pensar una música liberadora.

Una música te puede dar ganas de morir. De matar.
Literalmente.

No hay nada inofensivo en la música. Desde el momento en que es un afecto, influye, dirige, orienta, decide, impacta, produce. Hay una responsabilidad total en el músico. Y en el oyente que puede devenir músico o funebrero ante el afecto.

Las canciones más inofensivas, las más insulsas, las más amables, pueden ser las más angustiantes. Porque al no tener un mínimo de afectos logrados (consistencia), o bien las fuerzas del caos lo enloquecen a uno o bien se trata de ritornelos tan fijos, tan acabados, tan dichos, tan ensimismados (sin capacidad de desterritorialización) que nos asfixian mientras eso acontece. Uno sale corriendo de una fiesta en la que la música es mala, corriendo casi como si hubiese fuego en el recinto. Un poco de aire puro!!

La música es lo más poderoso tanto para construir como para destruir.

Las bengalas disparadas en los conciertos de rock son parte del agenciamiento musical que las produce, que las incentiva, que las expresa. (Charly García sobre Cromañon: “en mis conciertos no pasa eso”)

UNA CANCION NOS DA FUERZA PARA VIVIR

Cuando la música es buena (buena, quiere decir primeramente que nos hace bien en su cristal de espacio-tiempo y afectos, que nos eleva, que nos alegra, que nos da fuerza, que nos perfecciona) nos dan ganas de salir, nos ayuda a superar una pérdida amorosa, nos da fuerzas para trabajar, nos ayuda a dormir, le da fuerza a los soldados en el campo de batalla, a las mucamas para limpiar, a los obreros para trabajar, a los jóvenes para estudiar. Una película mediocre, con buena música, puede ser una película buena.

Una canción nos arrastra. Nos puede empujar al abismo o nos puede salvar de él.
Una música puede taladrarnos el oído y quedarse tan pegada hasta volvernos locos.
Mirar por la ventana de un auto es otra cosa si hay una buena canción sonando.
No hay fiesta sin música. Porque la música ES la fiesta.
Lo que es difícil es encontrar las novedades y estar a la altura de ellas para poder percibirlas.

COMO SE HACE UNA CANCION

El ritornelo conlleva las tres fuerzas, los tres momentos:

Las fuerzas del caos (que hay que resistir)
Las fuerzas de la tierra (centro estable nómade)
Las fuerzas cósmicas (a las que hay que tender)

Toda canción tiene su parte interna, su parte externa y sus membranas limítrofes.

Cómo se hace una canción y qué puede una canción? son preguntas amigas.
No existe una fórmula para componer. O mejor dicho existen y son útiles para no hacerles demasiado caso. Esto ha posibilitado la variedad de modos posibles en el mundo de la canción. Una canción son dos o tres notas y dos o tres palabras, ritmadas, armonizadas en algunos casos, que puestas en repetición expresan una continua variación delimitando un territorio (los límites de ese territorio son sonoros) Ese territorio funciona cada vez que la canción es escuchada, interpretada. Funciona como balsa en medio del río-caos. Puede tener agujeros y el agua puede hundir la balsa y a nosotros con ella. Ningún afecto es inofensivo. Puede esa balsa conectarse con las estrellas y hacernos navegar por un río cósmico. Sin metáforas.

Una bomba es una máquina de muerte si entra en funcionamiento.
Y una canción puede ser una bomba de vida si entra en circulación, es un plus de vida.

Si se las puede relacionar a ambas con fuerzas moleculares y fuerzas cósmicas,
no son metafóricas ni abstractas: son moleculares y cósmicas. Existe un pensamiento molecular en la ciencia y en los gobiernos y en el arte también. Y se juegan lo mismo, “con medios incomparables desgraciadamente, pero competitivos”

Hoy en día vemos coexistir canciones formales y canciones moleculares (lo vemos en el uso de los sintetizadores)

QUE HAY DE NUEVO, VIEJO? (EL ESTILO)

Las novedades en el mundo de la canción (como en el resto de las disciplinas artísticas o con alto grado de creatividad) llegan de la mano del estilo. Es el estilo el que se produce junto a las modificaciones, descodificaciones, reterritorializaciones y desterritorializaciones. Pero no hay nada más difícil que un estilo. Las canciones en sí, no son novedosas, es el estilo lo que produce la novedad. Porque el estilo es algo más que una expresividad de los materiales y los ritmos. ES el contrapunto entre el medio interior de los impulsos con el medio exterior de las circunstancias. Es una nueva manera de armonizar, de hacer dialogar puntos distantes, de hacer comunicantes cosas que estaban hasta ese momento ajenas (nuevas combinaciones, nuevas sintaxis, gestos) Miles de canciones “nuevas” en apariencia aparecen mes a mes ofertadas en el mercado de la música. Pero rara vez, detectamos en ellas un nuevo estilo que se nos ofrece para vivenciar, respirar, disfrutar, explorar. Y es que el estilo es lo que produce ritornelos abiertos y cambiantes, es el estilo quien aporta la consistencia y la diferencia que al repetirse nos abre mundos y variedades. Mientras el estilo no hace su aparición, las canciones pueden reproducirse y apilarse: solo oiremos formas, formulas, repeticiones vacías, sensaciones ya vividas, ideas cansadas. Se podría concluir diciendo que el estilo musical inventa relaciones entre paisajes y personajes propiamente musicales, hechos de notas y timbres (colores) y que no hay dos estilos iguales. Un estilo es en sí mismo un Universo singular e irrepetible. Hay pájaros músicos y pájaros que solo expresan un territorio con su canto. Lo mismo sucede en la música humana.

“Aportar algo nuevo y buscar algo, es la misma cosa. Qué buscaba Edith Piaf?” GD.ABC

Siempre nos preguntaremos de tal o cual cantor: qué aporta de nuevo en relación a su antecesor? Lennon en relación a Elvis, Buarque en relación a Jobim, Charly García en relación a Spinetta, Babasónicos en relación a Soda Stéreo. Y allí estaremos hablando de estilos. El estilo le da vida a una canción. Inclusive y sobre todo si la canción no es del todo buena!

Pierre Boulez nos advierte por otro lado (criticando a Shoemberg y Stravinky) que el estilo puede peligrosamente convertirse para el compositor en un molde confortable y duradero con el que cortar a medida todas sus variaciones, privándose y privándonos así de nuevas posibles ideas que desterritorialicen ese Universo. Y es que quizá el concepto de estilo sea el que debamos criticar, reinventar. El estilo no es una forma a priori, ni fórmula, ni regla, ni método. Es un devenir, una ininterrumpida experimentación. El estilo crece, cambia, modula, pero existe. No se puede enseñar estilo, no se puede comprar ni vender. El estilo es inmanente a la creación de cierto tipo de ritornelo.

Lo que distingue objetivamente un pájaro músico de un pájaro no músico es precisamente esa aptitud para los motivos y los contrapuntos que, variables o incluso constantes, lo convierten en algo distinto que un cartel, lo convierten en un estilo, puesto que articulan el ritmo y armonizan la melodía. En este caso se puede decir que el pájaro músico pasa de la tristeza a la alegría, o bien que saluda la salida del sol, o bien que se pone en peligro para cantar, o bien que canta mejor que otro.

En el motivo y el contrapunto está implícita la relación con la alegría y la tristeza, con el sol, con el peligro, con la perfección. En el motivo y en el contrapunto, el sol, al alegría o la tristeza, el peligro, devienen sonoros, rítmicos o melódicos

La MUSICA HUMANA asociada a un rostro y a un paisaje; ella su posesión y aquel lugar su territorio. El descubrimiento del paisaje melódico y el personaje rítmico. MOTIVOS Y CONTRAPUNTOS que forman un ESTILO.

El compositor argentino Gerardo Gandini recordaba hace pocos días las clases de música con su maestro: “Messiaen repasaba el canto de cada pájaro que sonaba en sus composiciones. Recuerdo que en alguno de esos análisis me di cuenta de que había escrito un pedal y que no lo explicaba. Entonces le pregunté de qué se trataba. Me respondió “ Cher ami , ese es el rumor que hacen los árboles cuando los pájaros van de rama en rama”.”

Una canción puede cambiar el mundo. Porque cada canción es un mundo en si misma. Es al menos un mundo posible. Toda canción está en relación con la Tierra y con el Cosmos y es a su vez amenazada de intrusión por el Caos. La respuesta de la canción al Caos es la consistencia de sus vectores de Tierra y de Cosmos, conformando un estilo en ese devenir. Hace falta una canción para salir de la Tierra y otra para Volver a la Tierra, pero es necesario un estilo para ello.

EL problema consistía en saber si las poblaciones moleculares (massmedia, computadoras, armas supra-terrestres, medios de control) iban a continuar bombardeando el pueblo existente, para someterlo, controlarlo, aniquilarlo o SI OTRAS POBLACIONES MOLECULARES ERAN POSIBLES, podían deslizarse entre las primeras y suscitar un PUEBLO FUTURO.

NO SE PUEDE ASEGURAR que las moléculas sonoras de la música pop no dispersen aquí o allá locamente un nuevo tipo de pueblo, indiferente a las ordenes de la radio, a los controles de los ordenadores, a las amenazas de bomba atómica.

EL Cosmos es el gran ritornelo, la Gran canción. Pero una pequeña canción puede abrirse al Cosmos y puede capturar, aprehender en su materia, fuerzas cósmicas, haciendo perceptible aquellas que no son audibles. De allí la fuerza inexplicable de una buena canción. Y de allí también su eficacia política y social. Si no hay más que fuerzas, solo se trata, aquí o allá de hacer ver esas fuerzas, de atravesarlas y ser atravesados por ellas. De hacer ver, hacer oír y amar, esa Gran Canción que es la Canción del Cosmos.

Gonzalo Aloras
2011-06-18

Bibliografía:

El ABC de Deleuze (Devenir imperceptible, colectivo editor)
Cartografías Esquizoanalíticas (Felix Guattari. Manantial)
Qué es la filosofía? (Deleuze-Guattari,Anagrama)
Puntos de Referencia (Pierre Boulez, Gedisa)
Mil Mesetas (Deleuze-Guattari, Pre-textos)
Etica (Spinoza, Alianza)

2 comments por ahora

For ever Luis

Escrito por Gonzalo Aloras el Feb 12 2012 | Uncategorized

Lo último que me dijo Luis Alberto Spinetta con una hermosísima y frágil sonrisa fue: “Voy a resistir”. Y eso es lo que ha hecho durante toda su vida y ese es el verdadero legado y la verdadera enseñanza que los artistas aprendimos de él. Resistir a la muerte. Resistir a la tontería. Resistir a la vulgaridad. Resistir a los poderes establecidos. Resistir a la opinión dominante. Resistir a quienes quieren hacer del arte un lugar de puro entretenimiento. Resistir a las leyes del mercado de la música que aplastan e impiden la germinación de jóvenes novedades futuras. Resistir al periodismo cómplice. Resistir a los medios de comunicación de masas que dedican sus energías a embrutecer y empobrecer la conciencia de los pueblos. Resistir a los conceptos publicitarios. Resistir a la información misma, en su nefasta nulidad. En definitiva, resistir al presente. Y hacerlo con las propias armas, las propias herramientas: la poesía y la música. Despertando el amor por la Naturaleza en nosotros. Esa Naturaleza que no sabe de fronteras entre hombres, animales, plantas y cosmos. Ayudándonos a gozar también aquello que es incertidumbre, indecidible y trágico en la vida. La obra de Luis Alberto quedará resistiendo a nuestro lado y haciendo de este mundo un paraíso posible por toda la eternidad.-

Gonzalo Aloras
8/2/12

13 comments por ahora

Encuentro 2011 (Aloras-Dipaola)

Escrito por Gonzalo Aloras el Dic 22 2011 | Uncategorized

no comments por ahora

Escrito por Gonzalo Aloras el Sep 14 2010 | Uncategorized

no comments por ahora

El rock amburguesado

Escrito por Gonzalo Aloras el Jun 05 2010 | Uncategorized

Lo importante de una revolución es el entusiasmo

El rock vive su peor momento. Su esencia es anticapitalista porque nació como resistencia joven a los poderes establecidos, como liberación, como movimiento constante a favor de la diferencia y de lo singular. Hoy asistimos junto al resurgimiento de un cierto tipo de fascismo globalizado, a una de sus conquistas más ingeniosas. Una lectura histórica que nos hace decir el rock nace con el capitalismo y este es una de sus invenciones. Pero existe otra lectura de los acontecimientos en un devenir no-histórico. Se reacciona diciendo “sí sí, ya sé que la época es así, que los valores decayeron, que el mercantilismo todo ha invadido y que el mundo se mueve sólo por dinero; no veo la novedad ni el interés en volver sobre el tema”. Justamente esa reacción es el signo disparador: hemos sido domesticados, tranquilizados, adormecidos, acostumbrados ante lo que debiera ponernos en alerta, atentos, inquietos e interesados cada vez, como si se tratase de la primera y la última posibilidad de exorcizar la pasividad y la sedación a la que estamos obligados o bien la primer o última chance de utilizar nuestra lucidez y entendimiento a favor de quienes más lo necesitarán. Por eso en este ensayo, acudiremos a nuestras armas preferidas: la palabra dicha y la repetición modulada. Repetir, insistir, volver como la hace un buen estribillo que surte efecto sólo en el tiempo, al despertar en nuestro inconsciente su singularidad.

¿Cuál es una respuesta posible a la pregunta sobre por qué los músicos de rock tienden a decaer en sus propuestas artísticas con el paso del tiempo (compromiso, calidad, simpleza, fuerza, originalidad, rebeldía, refinamiento, sutileza, frescura, belleza e innovación) mientras paralelamente va menguando la aparición de artistas nuevos y verdaderamente originales?

Leemos las revistas de música y no encontramos gran diferencia con el contenido y la redacción de cualquier otra revista amarillista o de chimentos. Nos venden ante todo productos y servicios, bandas de laboratorio como si se tratase de revelaciones culturales y se descarta aquello que podría generar avances; Hablamos con sus redactores sobre esto y nos dicen: de algo hay que vivir! Ponemos la radio y oímos bandas que no saben afinar un instrumento, ocupando los puestos más altos de las preferencias pautadas. En la TV vemos conciertos o videos con ideas copiadas de otros nuevos grupos extranjeros a su vez vacíos de contenido e ideas. En la radio, las mismas viejas canciones de 20 años atrás. Compramos los nuevos discos de los clásicos autores de rock y volvemos a encontrarnos con las mismas cadencias, letras y sonidos de siempre, sin roce, sin riesgo alguno para nuestra percepción adormecida y necesitada. Y todo esto no logra producirnos ni siquiera nostalgia. Nos produce una intriga. Una gran curiosidad.

Luis Alberto Spinetta responde ante una pregunta del periodista Marchi:

“…Ya desde hace muchos años el abuso del poder, como en el caso de la época de los gobiernos de facto, se dedicó a maltratar al pueblo por sobre todas las cosas; bombardearle la ciudad, o hacerle la maldad que sea, para defender a Cristo o lo que fuere. Eso hizo que apareciera gente de mala calaña. Que cuando tuvo poder para hacer hospitales y escuelas, hizo shoppings… Entonces, la gente se alimentó mal, la cagaron a palos, la torturaron y encima le dieron de comer caca. ¿Qué querés que surja? “

No es acaso este párrafo una síntesis del efecto de la subjetividad capitalista en las sociedades? Pues no siempre se puede nombrar el problema directamente, sino merodear sus contornos, como quien reemplaza un objeto por su descripción.

Otra vez Marx

¿Por qué será que los jóvenes ya no se preguntan de qué se trata el capitalismo, siendo básicamente este quien los oprime, reprime y separa de lo que ellos pueden o sueñan?

La despolitización de la juventud forma parte de un cierto tipo de política. Este viejo sistema no se puede permitir resucitar justo ahora los planteos de Marx, mucho menos actualizados y mucho menos aplicados a problemas que ni el propio Marx imaginó. Ese tipo de emprendimiento, el estudio, el análisis y la crítica del capitalismo y sus consecuencias en la vida conyugal, social y artística de nuestro tiempo, debe ser erradicado. Sin que nos demos cuenta y sin que pensemos en ello, es la tarea conjunta de los Estados (capitalistas y socialistas) y de los que aún siguen creyendo, esclavizados o enfermos, en este “sistema desmoronado” que arrastra con sus garras hacia el avernos todo lo que encuentra en su caída.

Rock de la mercancía

Progresivamente un cierto tipo de subjetividad (modo de valorar y ver las cosas) laminó todo bajo un mismo spot: sólo sirve, divierte, alegra e interesa lo que se vende mucho y rápido y lo que pueda tener alto valor de cambio y aceptación masiva; las demás valoraciones debieron desaparecer. Consecuencia de esta empresa mundial suicida.

Esta subjetividad creciente, también dentro de los movimientos artísticos, se hace extremadamente notoria en la cultura rock, ya que por ejemplo la pintura, la música contemporánea o el cine de autor, no se han masificado quizá ni descodificado de tal manera en un mercado que pueda pervertir o confundir con tanta facilidad a sus creadores sobre el sentido y el para qué de sus creaciones y sus vidas. La creación en estos ámbitos artísticos (que es timoneada por solistas o solitarios) tiende a dibujar casi siempre una línea ascendente o dinámica sin grandes altibajos, milagrosamente a salvo de la subjetividad imperante. Las películas de Lucrecia Martel por ejemplo, no van a terminar siendo con el tiempo películas de entretenimiento para la familia o publicidades de autos. Y sus películas son muy divertidas! Pues no olvidemos que lo aburrido es un tópico que conforma con lo entretenido una doble pinza de captura creada por ese mismo sistema, sostenida por esa subjetividad especial. Gracias a dios podemos hablar de Martel como una nueva solista del cine argentino más o menos conocida…

Diremos que el sistema capitalista (si es que podemos seguir llamando sistema a algo que pierde su estabilidad, su equilibrio y deviene incontrolable) implica el decaimiento de las fuerzas creadoras, sociales e individuales. Producir no siempre es crear. Pues la producción por la producción basada en una economía de mercado, en la rotación rápida y en el raiting, en la venta como único parámetro de medición y valoración, no va de la mano de la novedad o de la aparición de ideas sino de la repetición vacía, de la re-producción de lo mismo. En este sentido, aunque estemos siempre rodeados de nuevas (re)producciones que dan la ilusión de la variedad, seguimos acorralados por una ininterrumpida repetición de los mismos gestos, sonidos, imágenes que no han necesitado sino copiar, imitar, repetir ideas más o menos anteriores.

Toda música es política

Hoy, los íconos del rock contratados con este régimen, suelen decaer en lugar de mantener una producción dinámica sobre un mínimo umbral de calidad o innovación artística. Es el contrato mismo el que impide ese crecimiento y los arrastra a una suerte de amburguesamiento (letal para los espectadores que siguen esa dieta) Así mismo, en esta doble transformación espiritual, el artista, sumergido cada vez más en el polo paranoico capitalista, abandona intencionalmente toda solidaridad hacia lo que surge o debiera surgir, viendo como amenaza y competencia la posible renovación propia y ajena (cuántos músicos y músicas nuevas podrían ser disfrutadas por nosotros si quienes tienen influjo y poder en el medio donaran solo el 10% de su tiempo o su dinero a ello!).

Esto que llamamos subjetividad capitalista, una suerte de mentalidad social en al que uno se inserta o es capturado, decide o se expresa sobre todo a través de músicas y artistas. La gente no sigue políticos, sigue políticas; aún sin ser conciente de esto, a través de dispositivos, representados por artistas y obras. No es la política quien dirige a los hombres, es el sonido. Por eso la música es política. Y todos los intentos de desvincularlos son intentos de evitar la visión, por ocultar lo esencial y por demorar el entendimiento. La música no es el entretenimiento complementario que adorna la vida de los pueblos, es el sonido que le da cuerpo a las políticas que mueven y guían la vida de los pueblos

Algunos músicos supieron reinventarse relativamente fuera del rock como artistas populares (Litto Nebbia, su obra y su discurso ético y político sostenido a lo largo del tiempo) ganándose cierta indiferencia y marginación de un gran sector especializado en la actualidad.

“Quiero andar por la vida como un musiquero
que aunque falte dinero igual toca sincero
que ayudar a un amigo esté siempre primero
y luchar por lograr el camino elegido”

(Coplas del musiquero, Litto Nebbia)

Paris, 14 de junio de 1940

El rock supo abrirse camino como movimiento ligado al arte, a la revolución, a las ideas y a la libertad. El capitalismo poco a poco se fue apoderando de esta plataforma de expresión masiva para trasformarla en un espacio específico de venta a base de repetición vacía (hoy hasta los más jóvenes gritan: el rock nació para vender!). Dándole a sus artistas dinero y fama (primeramente convenciéndolos de qué estas dos cosas son sinónimos de buen vivir) a cambio de una cierta moderación en sus contenidos…Y con esas dos modulaciones se logró desvitalizar y desnaturalizar casi en su totalidad la idea o esencia rock y su fuerza de movimiento y rebeldía originaria.

Así mismo el público se encuentra cada vez más embrutecido, amedrentado, tanto por la sociedad de control y la constante amenaza de extinción como insensibilizado por la ausencia de estímulos reales, disminuido por la escasez de recursos económicos; incapaz de defenderse, de alcanzar una mínima percepción que le permita discernir entre lo que le haría mejor o peor, en otras palabras, destinado a una monstruosa pasividad esclavizante y sin distinción de clases.

Desaparece el ámbito fértil para el contagio, la difusión y el mutuo incentivo que necesita cualquier movimiento artístico para surgir. No puede crecer nada de una tierra infértil. No salen a la luz las nuevas generaciones en un medio bajo control absoluto, como no aparecen nuevas especies vegetales ni animales en zonas inhóspitas o desérticas. Pues efectivamente vivimos en sociedades de control y se desertifican nuestras tierras día tras día.

El mismo sistema capitalista/socialista impide por esencia la aparición de lo nuevo. Y de los nuevos nombres que pudieran aparecer solo pasarán la puerta de la aprobación y el apoyo mediático, aquellos que puedan ser controlados; homologados, moldeados y producidos (de allí la terrorífica función de algunos pseudos-productores artísticos impuestos por las compañías) como variaciones de productos o propuestas anteriores. Solo verán la luz a gran escala aquellos artistas que firmen contrato con alguno de los dos o tres centros monopólicos de poder, producción y difusión que controlan la totalidad del espacio y de los flujos de información.

De los imitadores

Lo más usual en la charla entre ejecutivos de una compañía discográfica es oír frases como: “estamos buscando otro Fito Páez pero no encontramos, por eso preferimos inventar solistas comerciales carilindos o bien firmar con aquellas bandas que aunque sean una porquería, logran meter ya por su cuenta mucha gente en sus recitales”. Cínico por donde se lo mire. Otro Fito Páez no aparecerá jamás. Y es por eso que nos bombardean con imitadores. Cuando apareció, nadie buscaba un Fito Páez! Cambio de paradigma: antes buscábase lo diferente para desarrollar; ahora se busca lo mismo para imponer. La tapa del disco “confia” de Fito Páez lo muestra junto a su imitador…

Las bandas de rock en la actualidad, se instalan en un cierto tipo de fenómeno quizá algo alejado del hemisferio artístico y más ligado a lo ritual, similar a lo que sucede con las barras de fútbol y sus códigos no necesariamente futbolísticos o deportivos. Es tal la pauperización en las últimas dos décadas que la cultura rock intenta al menos no perder su valor congregacional, dejando a un lado por ahora en una especie de urgencia existencial, el factor estético, musical o lírico. Se trataría simplemente de ser parte de algo grande. Se trata de formar y sentir una fuerza de esas cualidades. Y ya no de percibir fuerzas musicales de tal o cual calidad. Implosión o retroceso.

“La gente quiere porquerías!” Responden menospreciándola al unísono, enfermos, cínicos y débiles, quienes tienen de algún modo contrato con este sistema y quisieran sostenerlo. Tener contrato o vivir bajo una política del avestruz, lo cual significa casi lo mismo.

Nosotros decimos que si no se realiza al mismo tiempo un análisis, una crítica política y económica del sistema que opera y controla la época, es decir el modo de pensar, valorar y percibir socialmente, jamás daremos con soluciones prácticas para las inquietudes en las diversas disciplinas y malgastaremos muchas de las veces nuestras fuerzas volviéndonos a encontrar ante callejones sin salida. Revisar el modo de pensar y vivir capitalista/socialista es más urgente que detenerse en la cultura rock, sus protagonistas y sus quehaceres, egos personales, avances tecnológicos, carreras individuales o modas pasajeras. El mercado como concepto muchas veces misterioso necesita ser constantemente analizado en su metamorfosis y en su relación con los movimientos sociales e individuales. Si todo es cuestión de mercado no podemos avanzar sin desmenuzar su concepto y su naturaleza. Aunque no contemos siempre con las herramientas para lograrlo, contamos con la desconfianza y el no, para separarnos de las opiniones y las informaciones dominantes.

La opinión y la información como enemigos

La opinión y la información son nulas, pero porque su poder reside en su nulidad, ocupan nuestro tiempo y nuestro espacio sin generar cambios ni plantear verdaderos problemas. Vivimos rodeados hoy más que nunca de opiniones e informaciones, justo cuando el cuadro mundial marca los índices más altos de pobreza, destrucción ambiental y decadencia cultural. Pues términos como Capital, trabajo, fuerza, alegría, arte, vida, mercado, no son opiniones ni informaciones: son conceptos. Y los conceptos necesitan ser creados, y utilizados. Por eso no tenemos crítica de Arte: la verdadera crítica no viene del mundo de la opinión ni de la información: lucha contra ello! Todos hablamos y pensamos con opiniones prestadas. Y el mundo se cae a pedazos ante nuestros ojos. La información y la opinión no son creadoras. No es con información ni con opinión como daremos con nuestras alegrías futuras ni con el pueblo que soñamos venidero. Es con creación en todos los ámbitos. Y luchar por lograrlo es empezar a plantear de otro modo los problemas o las problemáticas que nos acechan. Y no sumándonos a las opiniones dominantes. Dejar de ser tan pasivos en nuestros enunciados. Eso ya es hacer mucho por la aparición de lo nuevo. Eso ya es hacer mucho. “No todos somos creadores! No se nos puede pedir eso!” No repitiendo las opiniones y las informaciones dominantes nos transformamos en creadores en potencia, nos transformamos en resistencia activa contra la subjetividad capitalista que nos disminuye incluso cuando creemos tener bajo control nuestra casa, nuestra familia y nuestra mente frente a sus embates. El enemigo cambia de rostro porque lo necesita. Evitando el rostro no nos hace falta combatirlo.

Filosofía y zapatos de goma

El músico jamás ha necesitado filosofía para realizar sus tareas. Ni es fundamental que maneje conceptos de economía política para dar reportajes o hacer las letras de sus canciones. Porque el músico piensa con música. Y porque cada decisión estética o literaria es ya un cierto tipo de política, ya una cierta economía. Pero cuando el músico quiere comprender por qué decaen sus fuerzas productivas (cambiar es lo propio del artista pero decaer es sintomático de decadencia) o las fuerzas creativas de su generación, necesita salir un poco de la música y sus códigos, y sobre todo necesita salir del mundo de la opinión y la información. Para poder pensar socialmente, ver el bosque mas allá de su pequeño entorno. Y dar con los verdaderos problemas de fondo que lo afectan a él y a su tiempo. Donde se hace imprescindible aventurarse en otros terrenos y consultar disciplinas vecinas. El pensamiento puro no puede dar cuenta de realidades porque ninguna realidad es pura; toda percepción natural es mixta.. Y cuando un músico habla o se expresa más allá de su música, se transforma en pensador. Y el pensador, aunque no lo sepa, nace siempre en la tierra de la filosofía y dialoga con ella.

Underground (la movida bajo tierra del rock y sus diferentes expresiones, pop, indie, electro, punk, etc, etc)

Lo que vive, lo que respira, lo que se está creando sin ser visto existe bajo tierra. Underground. Sin contratos ni promociones publicitarias. Sin merchandising ni rotaciones televisivas. Es la verdadera cultura rock siempre naciente que no sabe morir porque tiene una función existencial para la juventud que no puede ser reemplazada: crear y resistir.
Los buenos nuevos solistas de rock existen y están creciendo hoy día bajo tierra. Aquellos que nos movemos fuera de los circuitos preestablecidos de consumo e información lo sabemos y lo gozamos. Siempre tenemos nombres y discos desconocidos para hacer circular entre los nuestros y los más lejanos. Vivimos un poco haciendo eso y para eso, con las herramientas a nuestro alcance. Pero no somos ingenuos y queremos que sean las mayorías las que gocen y se liberen de la mezquina rutina de músicas amburguesadas a las que son sometidas. Porque sabemos que la buena música (la música que no es sólo comercial) sirve en el proceso de sensibilización y estímulo, aporta en dirección al cambio social, en el sentido de la revelación y la toma de conciencia que genera con sus sensaciones, en su capacidad de liberar efectivamente las almas de sus angustias y sus atolladeros cotidianos.

Vivimos el fin una era massmediatizada en la que la gente consume (cree en) aquello que le es impuesto por revistas, radio y TV. Y dichos Medios trabajan en complicidad con las compañías multinacionales y empresarios que sólo quieren publicitar e imponer sus productos comerciales, quitando espacio físico y virtual a todas las otras expresiones emergentes. Las nuevas leyes (de aquí el papel determinante de todas las disciplinas creativas en los ámbitos jurisprudenciales) deberán indefectiblemente mover el timón hacia situaciones sociales más favorables. Sabemos que es posible y deseable la difusión masiva y la comercialización de propuestas que vuelvan a poner en las almas, en las salas, en las radios o en las computadoras, sensaciones distintas y afectos reales, que nos ayuden a salir de la mediocridad y el encierro, que nos eleven, que nos diviertan de verdad, sin embobarnos, que nos devuelvan la creencia (Y quién puede proponerse con criterio en una tarea tan subjetiva? Los buenos músicos, como fue el caso de Gilberto Gil asumiendo roles y decisiones muy alentadores en el ámbito de la cultura musical brasilera) Todos somos responsables de generar cambios, de abrir-puertas. El que mira hacia un costado ante estas cuestiones es colaboracionista, ya sea portero de un edificio o presidente de Sony, hombre de la bolsa o de la Bolsa, artista o urbanista, juez o deportista. Es nuestra responsabilidad, personajes de todas las disciplinas, tomar partido en este collage, en este jardín de gente, en esta red sin centro que debe crecer. Hoy más que nunca se nos presenta la decisión: De qué lado estar, ser, vivir?
De un lado el bombardeo y el cinismo de lo mismo (producir para el mercado) del otro, la movilización constante de fuerzas, conceptos y afectos que nos permitan generar nuevos mercados potenciales que permitan el flujo de otro tipo de artistas, obras, espectadores, espacios y lugares, programas de radio y de tv, que nos ayuden a abrir de par en par las alas del deseo.

Gonzalo Aloras
Marzo del 2010
Buenos Aires

56 comments por ahora

vamos maestro!

Escrito por Gonzalo Aloras el May 23 2010 | Uncategorized

1 comment por ahora

Hitler es información

Escrito por Gonzalo Aloras el May 06 2010 | Uncategorized

2 comments por ahora

Aloras Acústico Abril 2010

Escrito por Gonzalo Aloras el May 04 2010 | Uncategorized

Aloras Acústico“>

3 comments por ahora

Macropolítica

Escrito por Gonzalo Aloras el Abr 21 2010 | Uncategorized

El presidente Bolivia, Evo Morales, pronunció un discurso en la I Conferencia Mundial de Pueblos sobre el Cambio Climático y la Madre Tierra, un encuentro alternativo promovido por el país andino, en el que hizo una defensa cerrada del ecologismo, hasta el punto en que planteó la disyuntiva entre la muerte del capitalismo o de la “Madre Tierra”. El presidente boliviano afirmó en su ponencia que la existencia de la calvicie en Europa y de la homosexualidad en todo el mundo es fruto de la ingesta de alimentos modificados genéticamente.

“La humanidad está ante la disyuntiva de continuar por el camino del capitalismo y la muerte o emprender el camino de la armonía con la naturaleza y el respeto a la vida para salvar a la humanidad”, afirmó Morales, que resumió la actual situación en la elección excluyente entre “Pachamama” (término indígena boliviano utilizado para designar el concepto de Madre Tierra) o “muerte”. “Muere el capitalismo o muere la Madre tierra”, sentenció el mandatario boliviano.

Morales sostuvo que los países ricos tienen una deuda con el resto del planeta debido a que el “espacio atmosférico” ha sido “ocupado por sus emisiones de gases de efecto invernadero”, y abogó por la creación de un tribunal internacional para juzgar delitos medioambientales en la próxima cumbre climática internacional que Naciones Unidas organizará previsiblemente a finales de 2010 en México.

El mandatario también defendió la constitución de una Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra y la apertura de fronteras para las personas que se ven obligadas a emigrar por el cambio climático, que afirmó rondan los mil millones, informa la Agencia Boliviana de Noticias.

Morales abogó también ante su auditorio por el consumo de “alimentos ecológicos”, entre los que citó algunos de los alimentos ancestrales de la zona andina, a los que contrapuso los alimentos transgénicos y bebidas como la Coca Cola, a los que descalificó como emblemas del capitalismo.

“Hay que comer quinua (un tipo de grano que fructifica en la cordillera de los Andes, de alto valor proteínico y vitamínico)”, afirmó el mandatario. “Las últimas semanas hemos escuchados decir a la FAO (Fondo de Naciones Unidas para la Alimentación) que la quinua es el mejor alimento del mundo”, añadió el mandatario ante un auditorio compuesto por unos 20.000 representantes indígenas, ecologistas y de movimientos sociales que se dieron cita en la ciudad boliviana de Tiquipaya (centro).

Morales destacó además las propiedades curativas de los productos tradicionales andinos, que considera más efectivos que los remedios de la industria farmacéutica occidental, y cargó contra productos como la patata holandesa, “que sirve para comer y comer pero no para alimentarse”, por la presencia en ella de hormonas. También criticó a la Coca Cola recordando sus propiedades para desatrancar desagües.

Morales rechazó también el uso masivo de los envases de plástico para guardar alimentos, por lo mucho que tardan en biodegradarse, e incluso achacó la calvicie de los europeos a la supuesta mala alimentación que existe entre los habitantes del Viejo Continente. “La calvicie que parece normal es una enfermedad en Europa, casi todos son calvos, y esto es por las cosas que comen, mientras que en los pueblos indígenas no hay calvos, porque no comemos otras cosas”, aseguró el dirigente, de 50 años y poblada cabellera.

(levantado de noticias internacionales en la web)

3 comments por ahora

DespertArte

Escrito por Gonzalo Aloras el Abr 20 2010 | Uncategorized

http://www.youtube.com/watch?v=jNj0ZxAnSXs

1 comment por ahora

« Prev - Next »